Los Cypherpunks y Bitcoin

Seguramente hoy en día no estaríamos hablando de tecnología blockchain sin la existencia de los Cypherpunks. Lo que inició como una reunión informal entre amigos, se ha convertido con los años en todo un movimiento en pro de la libertad y la privacidad del individuo que ha derivado en múltiples proyectos para comunicarse y realizar transferencias económicas de forma libre y privada. Si te preguntas cuáles son los orígenes de la tecnología blockchain y quiénes son los cypherpunks o criptopunks, creo que este episodio puede ser de tu interés.
Anchor Banner
YouTube Banner

El origen de los Cypherpunks

A finales de 1992, tres personas organizaron una reunión informal con varios amigos para hablar sobre los problemas del internet, de la privacidad, de cómo usar la criptografía para solucionarlos.

Estas tres personas eran Eric Hughes, matemático de la Universidad de California, Berkeley; Tim May, un hombre de negocios retirado que trabajaba para Intel y; John Gilmore, un informático que fue el quinto empleado de Sun Microsystems, la compañía que creó Java y fue adquirida años más tarde por Oracle.

Esa reunión casual se convirtió en una reunión mensual celebrada en la empresa de John Gilmore, Cygnus Solutions. En una de las primeras reuniones, Jude Milhon (una hacker y  mejor conocida por su seudónimo St. Jude) describió al grupo como «Cypherpunks», jugando con la palabra Cypher, de cifrado y Cyberpunk el género de ciencia ficción.

La lista de correo Cypherpunk

A medida que el grupo crecía, decidieron crear una lista de correo que les permitiría llegar a otros «Cypherpunks» del mundo. La lista de correo creció en popularidad con bastante rapidez y la formaban cientos de personas que intercambiaban ideas y proponían nuevas técnicas criptográficas. Estos intercambios se llevaron a cabo mediante el uso de métodos de cifrado novedosos de la época, como Pretty Good Privacy, para garantizar una privacidad completa. 

Esta privacidad y libertad dio lugar a debates sobre temas muy diversos, desde ideas técnicas de matemáticas, criptografía e informática hasta debates políticos y filosóficos. Aunque nunca hubo un claro consenso sobre ninguna cosa, era un foro abierto donde la privacidad y la libertad personal estaban por encima de todo.

El Manifiesto Cypherpunk

Las ideas básicas detrás de este movimiento se pueden encontrar en el manifiesto Cypherpunk escrito por Eric Hughes en 1993. El principio clave que sustenta el manifiesto es la importancia de la privacidad y dice lo siguiente:

“La privacidad es necesaria para una sociedad abierta en la era electrónica. La privacidad no es secreto. Un asunto privado es algo que uno no quiere que todo el mundo sepa, pero un asunto secreto es algo que uno no quiere que nadie sepa. La privacidad es el poder de revelarse selectivamente al mundo «.

Incluso entra en ejemplos muy prácticos directamente relacionados con las transacciones diarias:

“Cuando compro una revista en una tienda y entrego efectivo al empleado, no hay necesidad de saber quién soy. Cuando le pido a mi proveedor de correo electrónico que envíe y reciba mensajes, mi proveedor no necesita saber con quién estoy hablando o qué estoy diciendo o qué me están diciendo los demás; Por lo tanto, la privacidad en una sociedad abierta requiere sistemas de transacción anónimos. Hasta ahora, el efectivo ha sido el principal sistema de este tipo. Un sistema de transacción anónimo no es un sistema de transacción secreto. Un sistema anónimo permite a las personas revelar su identidad cuando lo desean y solo cuando lo desean; esta es la esencia de la privacidad «. Sobre la base de estos principios, se hicieron varios intentos para desarrollar monedas digitales.

Las primeras Criptomonedas

Los criptopunks querían crear sistemas que nos permitieran realizar pagos de forma totalmente libre sin posibilidad de interferir. Como las monedas chaumianas, haciendo referencia a su creador David Chaum, fundador de DigiCash y creador del eCash, que era un tipo de dinero electrónico completamente anónimo pero tenía un problema y es que era un sistema centralizado. Apenas un par de bancos llegaron a implementar este sistema y no prosperó porque lo que realmente interesaba a los bancos a visa, mastercard y a todas estas compañías era totalmente lo opuesto, no les interesaba para nada que las personas pudieran realizar transacciones de forma anónima.

1997 Adam Back creó Hashcash, un mecanismo antispam que lo que hace es agregar un   sello al mail que se quiere enviar i que tiene un micro coste computacional, lo que apenas se aprecia en un mail pero que sería demasiado costoso si quisiéramos hacer spam. Algo parecido a los captchas de hoy en día para verificar que no eres un robot. Si solo tienes que hacer uno, está bien, pero si quieres enviar muchos mails a la vez, no te sale a cuenta.

Al año siguiente, Wei Dai publicó una propuesta para B-Money. Su propuesta incluía dos métodos para conservar los datos de la transacción; por un lado, cada participante en la red mantendría una base de datos separada de cuánto dinero pertenece a cada usuario y, por otro lado, todos los registros serían guardados por otro grupo específico de usuarios.

Este grupo de usuarios que tienen la custodia de los registros son incentivados a ser honestos porque tienen depositado su propio dinero en una cuenta especial y podrían perderlo si no lo son. Este método es el famoso Proof of Stake, o prueba de participación y los grupos específicos de usuarios son los Master Nodes que perderían todos los fondos que tienen en juego si intentan procesar cualquier transacción fraudulenta.

En 2004, Hal Finney creó Pruebas de trabajo reutilizables que se basaron en los principios de Hashcash de Adam Backs y en 2005 Nick Szabo publicó una propuesta para Bitgold que se basaba en las ideas desarrolladas por Hal Finney y otros proyectos.

Muchas personas de todo el mundo han trabajado en este espacio desde años antes de la aparición del Bitcoin en 2008 y han sido muchos los intentos de resolver los problemas que rodean a las criptomonedas.

Bitcoin

En octubre de 2008, Satoshi Nakamoto, un individuo o grupo de individuos desconocido, envió un documento a la lista de correo cypherpunk en metzdowd.com llamado: «Bitcoin: un sistema de efectivo electrónico de igual a igual».

El documento hacía referencias directas a b-money y hashcash y abordó muchos de los problemas que enfrentaron los desarrolladores anteriores, incluido el doble gasto (el riesgo de que un solo token se use varias veces para realizar transacciones). El documento atrajo muchas críticas de los escépticos, pero Satoshi Nakamoto continuó y creó el primer bloque, el bloque génesis de Bitcoin el 3 de enero de 2009.

Blockchain existe gracias a los Cypherpunks

Es importante entender que hoy estamos hablando de tecnología blockchain gracias a Satoshi Nakamoto y a todas estas personas que lucharon y siguen luchando por la privacidad y la libertad del individuo. Este movimiento cypherpunk sigue latente hoy en día, Julian Assagne es quizás el exponente más conocido de este grupo de personas, fundador de WikiLeaks, vivía aislado en la embajada de ecuador hasta que le retiraron el asilo diplomático y se lo llevaron para encarcelarlo en el reino unido.

Un Movimiento Global

Si crees que este movimiento es algo que te toca de lejos o es algo idealista, nada más lejos de la realidad. Los gobiernos están utilizando la red para dar lugar al mayor aparato de espionaje y vigilancia de los ciudadanos que ha existido nunca. La libertad de la que disfrutamos en internet, está desapareciendo rápidamente mientras todo un conjunto de tecnologías como las cámaras, los sistemas de reconocimiento facial, la cibervigilancia, los filtros o la retención de datos van convirtiendo el mundo en que vivimos en un entorno completamente diferente. El ciberespacio se ha militarizado. Internet se está convirtiendo en el mayor y más efectivo facilitador del totalitarismo. No existe una forma de escapar a este sistema pero sí se puede luchar contra él. Intentar entender el funcionamiento del sistema todo lo posible y desarrollar al límite la criptografía para tratar de oponerse al mismo.

Estas transformaciones están sucediendo en silencio y si dejamos que las cosas discurran, en unos pocos años la civilización global se convertirá en una distopía posmoderna de vigilancia de la que sólo los individuos más capacitados podrán escapar.

Los criptopunks defienden el uso de la criptografía y otros métodos afines como medios para conseguir el cambio social y político. Defienden tener tu propia forma de comunicación anónima sin temor a ser espiado.

El problema es que no hay interés por parte de los estados que los ciudadanos puedan protegerse, además con el incremento de la sofisticación y la reducción del coste de la vigilancia masiva de la última década, nos encontramos ahora en una etapa en la que la población humana se duplica cada veinticinco años mientras que la capacidad de vigilancia se duplica cada dieciocho meses

Es responsabilidad de cada uno proteger su privacidad, explorar alternativas para comunicarse de forma privada y poder realizar transacciones de forma anónima.

Benjamin Franklin decía que aquellos que sacrifican libertad por seguridad no merecen tener ninguna de las dos. ¿Tú qué opinas? Estarías dispuesto a perder libertad a cambio de protección?

 

Accede a todos los episodios aquí

Blockchained - Carter Damon
Finanzas Descentralizadas
3 Elementos Estratégicos
Blockchain, próxima revolución
Cypherpunks y Blockchain
Influencias de la tecnología Blockchain
Innovación Disruptiva y Blockchain
Teoría de Juegos y Blockchain
El futuro del Sistema
Navegador Brave