Descentralización: 3 Claves

En el episodio de hoy vamos a hablar de tres elementos que, el hecho de darnos cuenta cómo están actualmente y cómo se están transformando, podría ayudarnos a identificar futuras tendencias en los negocios y que sin duda alguna, las empresas que empiecen a mover ficha en esta dirección, tendrán mucho más ganado que las demás y no se quedarán atrás.
Anchor Banner
YouTube Banner

En el episodio de hoy vamos a hablar de tres elementos que, el hecho de darnos cuenta cómo están actualmente y cómo se están transformando, podría ayudarnos a identificar  futuras tendencias en los negocios y que sin duda alguna, las empresas que empiecen a mover ficha en esta dirección, tendrán mucho más ganado que las demás y no se quedarán atrás. 

A veces pienso que muchos de los cambios o ajustes que las empresas realizan hoy en día en sus sistemas para modernizarlos, transformarlos, llamémosle como queramos… todos estos cambios, si se realizan sin saber lo que se está cociendo en el mundo cripto, podría ser que se estuvieran dedicando recursos a algo que en pocos años quede obsoleto debido al cambio de paradigma que creo que se avecina. 

 

3 Elementos Clave para el Futuro

Estos elementos a los que me estoy refiriendo son: la identidad, las transacciones y la comunicación.

Creo que es importante conocer el estado actual de cada uno de estos elementos, los problemas que tienen y hacia dónde se está trabajando para solucionarlos. La respuesta se podría resumir en una palabra, que es descentralización, pero vamos a ver con un poco más de detalle la situación actual, los problemas y qué alternativas hay sobre la mesa.

 

Identidad

Identidad es todo lo que nos identifica. Es mucho más que nuestro nombre y apellidos. Es todo aquello de nosotros que nos podría llegar a identificar. Y hoy en día, tenemos muchos sistemas de identificación, tenemos perfiles en las redes sociales, tenemos la tarjeta que nos identifica en la empresa, tenemos el dni, y el pasaporte, la tarjeta de la sanidad, y luego todas nuestras cuentas en comercios online, en bancos, y en prácticamente todo lo que hacemos nos acaban pidiendo una u otra forma de identificación.

El problema es que, tal y como está montado el sistema, es que prácticamente cualquier cosa que queramos hacer, sobre todo si por medio hay una actividad económica, acaba significando el regalo de nuestra información a las entidades con las que transaccionamos. Y muchas veces es siempre lo mismo lo que nos piden. Y lo que acaba pasando, es que acaba habiendo centenares o incluso miles de empresas que tienen información sobre nosotros en sus bases de datos y que encima, muchas de estas empresas basan su modelo de negocio en la explotación de la información de sus usuarios. Sin ir más lejos, Facebook y Google, más del 90% de sus ingresos proviene de la publicidad. Nosotros los usuarios, hemos dejado de ser usuarios para convertirnos en productos. Y tenemos normalizado el hecho de dar nuestros datos a las empresas. Y si que es cierto que hay leyes e historias pero al final lo que hacen es añadir más complejidad al proceso, pero los datos los acaban utilizando igual. 

Que haya estos silos de información sobre nosotros repartidos por el mundo, es un problema, porque no tenemos control sobre ello. No sabemos quien tiene información de nosotros, cómo la gestionan, para qué la usan… y todo esto pone en riesgo nuestra privacidad y estas plataformas también son utilizadas para influenciar a la gente. Sino preguntémosle a Trump y a Cambridge Analytica. Es que no es ya solo para ofrecernos un producto o servicio más personalizado. Es para manipular a la sociedad para obtener el poder.

Todas estas identidades sobre nosotros que nos dan entidades públicas o empresas privadas, en su mayoría, utilizan sistemas centralizados donde ellos mantienen el control de la información. Pero hace ya unos años que viene un movimiento con mucha fuerza, que es el de sistemas que tienen una arquitectura más descentralizada y que quieren hacer soberano al individuo en todos los aspectos. Y esto significa, que nosotros somos los propietarios de nuestra identidad digital, nosotros somos los propietarios de toda la información que se genera en el sistema, un sistema que por diseño tiene un nivel más alto de privacidad  que uno centralizado y que en teoría nos debería permitir tener control sobre la información que estamos compartiendo, con quién la estamos compartiendo y también poder obtener un rendimiento económico si queremos. Y aquí hay algo importante que hay que remarcar, debemos ser responsables del custodio de nuestra identidad. Hay un libro que es brutal y que yo sepa no es muy famoso, yo lo descubrí por casualidad, que te habla de todos los problemas que estamos viviendo y de los que podrían venir. Este libro se titula The Sovereign Individual y se escribió hace más de 20 años.

Hemos visto la identidad, que nos dice que vamos en una dirección donde la explotación de datos de los usuarios tal y como se hace hoy en día en sistemas centralizados, no será un modelo viable. Y remarco lo de sistemas centralizados porque podría ser, que en sistemas descentralizados sí que se pudiera sacar rendimiento de la información existente, y para ello, deberemos conocer cómo funcionan estos sistemas descentralizados y esto significa aprender nuevos lenguajes de programación, nuevos protocolos… A día de hoy, vas a un departamento de TI, y preguntas qué es Solidity, qué es Ganache, qué es Polkadot, que es la fundación web3, el protocolo IPFS y en mi experiencia o no han escuchado nunca hablar de ello o hay una o dos personas que se orientan un poco. En mi opinión, estas tecnologías, estas herramientas son algunas de las que ayudarán a crear las redes de negocio digitales del mañana y cuando digo del mañana, no es el mañana de aquí 10 años, te hablo de aquí 3, 4, 5 como mucho.

 

Transacciones

Yo vivo en Perú y cuando quiero enviar dinero a España, me cobran unas comisiones, que no es normal. Pero no porque esté en Perú, porque en otro país es lo mismo. El tema, es que los bancos han vivido tanto tiempo, cómodamente, escudados con la etiqueta «to big too fail», demasiado grandes para caer y la mayoría de ellos son entidades obsoletas, que arrastran sistemas legacy de hace muchísimos años y que han tenido su función en este sistema capitalista, del hiperconsumismo, que necesita un crecimiento constante, que necesita que haya inflación para estimular el crecimiento, son, al fin y al cabo, otro mecanismo más para controlar la masa monetaria, para generar liquidez, una liquidez basada principalmente en la deuda. Y llega un punto, que con las nuevas tecnologías, blockchain, las criptomonedas y demás… quizás nos deberíamos plantear si tiene sentido su función o su modelo de negocio forma parte del pasado. Porque lo que no puede ser es que los beneficios sean privados pero las pérdidas se socialicen.

Hay la famosa regla 3-6-3 de los banqueros, que era tomar prestado al 3, dejar prestado al 6 y a las 3 en el campo de golf. Esto es por supuesto una exageración. Pero no deja de ser una caricatura del modelo económico de los bancos. 

Y aquí, también viene un movimiento muy fuerte de descentralización. Y es que, por qué los políticos y los gobiernos tienen que controlar el sistema financiero. Y claro, esto es fácil decirlo, no, venga dejamos los bancos y nos vamos a las criptomonedas.

Cuidado. Porque es más fácil decirlo que hacerlo. Y no es que no me fie de las criptomonedas pero es algo relativamente nuevo. Y no pueden haber problemas técnicos. Porque en los bancos si hay un problema técnico, se soluciona y se sigue adelante. Pero en blockchain si hay problemas técnicos, empezaremos a ver bifurcaciones una detrás de otra. Y para que haya adopción no creo que ese sea un escenario ideal.

Bitcoin lleva más de 10 años funcionando sin problemas, y quizás diréis que es demasiado volátil. Y aquí es donde debe haber el cambio de chip. 1 Bitcoin vale 1 Bitcoin y es deflacionario. La idea es que con el tiempo, puedas comprar más cosas y no menos como pasa ahora con todo el dinero fiduciario. El tema es que esta transición de un sistema financiero como el actual a uno descentralizado empieza por el cambio de mindset y de cultura en uno mismo. Si en una empresa cuesta estragos conseguir un cambio cultural, imaginaros en una sociedad donde los que mandan no están interesados en que haya este cambio. Dicen que la cultura come estrategia para desayunar. Pues en el mundo cripto igual. Creo que hay que dar a conocer estas tecnologías y cuanta más gente se entere mejor y apoyar a los que se están rompiendo la cabeza para crear estos sistemas ultra complejos que va a favorecer a nuestros intereses. En teoría. Porque llega un punto, que hay tantas cosas nuevas que aprender y más complejas que no nos queda otra que confiar que realmente es como se dice que es. Pero bueno, una buena defensa es un buen ataque así que a informarse lo máximo que podamos. 

 

Comunicación

Este último elemento es quizás el que más cambios ha sufrido en los últimos años desde la aparición de internet porque ha revolucionado la forma en cómo nos relacionamos. Ha permitido la creación de las redes sociales y que era algo que cuando se inventó internet no se preveía, pues lo mismo puede pasar con blockchain, no donde lo leí pero era alguien bastante conocido, que decía que cuando comprendió el potencial de blockchain, se levantaba por las noches con los ojos bien abiertos pensando en todas las ideas que se le venían en la cabeza que se podrían hacer con esta tecnología. 

Y en este elemento, alineado con los anteriores, también hay un movimiento hacia la descentralización y sobretodo hacia conservar la privacidad del usuario. Existe la versión descentralizada de youtube, de facebook, de twitter, de medium, tenemos a brave que te pagan con sus tokens por navegar y ver anuncios.

Lo que se está gestando es un cambio de paradigma que no consiste en una mejora al sistema actual, que es un cambio de raíz. Cuyo centro es el usuario pero no a costa del usuario, sino empoderandolo y respetando sus libertades y privacidad.

Y a todo esto, concluir, que lo de que el futuro es incierto, lo es y lo es más que nunca en nuestra historia. Y no es un dicho, es la paradoja del conocimiento, cada vez sabemos más, y sabemos más, más rápido, lo que nos lleva a poder plantearnos nuevos escenarios que hace un año o dos ni por asomo nos podíamos imaginar.

Por eso las empresas tienen que ser lo más ágiles y flexibles que puedan teniendo en cuenta el escenario de descentralización que se viene. ¿Tu qué opinas, crees que las empresas están tomando en cuenta la descentralización en sus estrategias?

Accede a todos los episodios aquí

Blockchained - Carter Damon
Finanzas Descentralizadas
3 Elementos Estratégicos
Blockchain, próxima revolución
Cypherpunks y Blockchain
Influencias de la tecnología Blockchain
Innovación Disruptiva y Blockchain
Teoría de Juegos y Blockchain
El futuro del Sistema
Navegador Brave